Seguinos vía Facebook

Buscanos en Facebook como Secuencia Inicial y agreganos a tu perfil, compartimos videos y novedades.

lunes, 17 de diciembre de 2012

EZEQUIEL ABALOS: ROCK DE ACÁ, VOLUMEN 2


Este libro es el la continuación de Rock de Acá –los primeros años- (2009),  y en ambos volúmenes, el periodista especializado Ezequiel Abalos, mediante la loable vía de la autogestión editorial, se encarga de reconstruir los principales sucesos de los comienzos del rock argentino mediante las voces de algunos de sus principales protagonistas. En lo que concierne a este Rock de Acá, Volumen 2, el relato se centra en el período 1970-1975, delimitado por la separación de Los Gatos, Manal y Almendra, los tres grupos principales de la primera etapa del rock nacional, y que antecede a la aparición en escena de decenas de bandas y solistas que marcarían a fuego esos primeros años de la “música progresiva argentina” (tal como se llamaba al movimiento rock en ese momento). Un período que tiene como punto culminante la despedida de Sui Generis en el Luna Park, el viernes 5 de septiembre de 1975, el primer hito masivo del rock argento. En Rock de Acá, Abalos cuenta la historia acerca de “como vino la mano” segmentando en bloques temáticos más de 60 entrevistas realizadas por él mismo durante los últimos 20 años. 
Así podemos leer, y/o escuchar, las anécdotas narradas por los pioneros del rock de acá, porque este libro también viene acompañado por un cd, con casi nueve horas de duración, un hallazgo documental que incluye 104 archivos en formato Mp3, con la grabación original completa de los fragmentos seleccionados de las entrevistas realizadas a figuras como Lito Nebbia, Moris, Pomo, Billy Bond, Vitico, Javier Martínez, Alejandro Medina, Claudio Gabis, David Lebón, Black Amaya, Nito Mestre, Héctor Starc, Willy Quiroga, Rocambole, Miguel Cantilo, Edelmiro Molinari, León Giego, Machi Rufino, Rodolfo García, Emilio Del Guercio, Gustavo Santaolalla, o Ricardo Soulé  –por citar solamente algunos de los muchos etcéteras-; quiénes, mediante sus recuerdos, van hilando la historia. Así, se narran sucesos clave del rock argentino de los ´70 como el surgimiento y caída de Mandioca, el primer sello discográfico independiente en nuestro país; la grabación de los dos primeros discos de Moris; el suceso de La Biblia de Vox Dei; como fueron los tres primeros festivales B.A.Rock; el devenir artístico de Luis Alberto Spinetta en Pescado Rabioso e Invisible; los artistas que renegaban de la potencia del sonido electrificado del rock y conformaban el Acusticazo; los primeros viajes hippies al Bolsón; la ascensión de los grupos denominados “pesados”, liderados por La Pesada, Pappo´s Blues y, luego, El Reloj; el desastre producido en el Luna Park en 1972, cuando Billy Bond pronunció su tristemente celebre “rompan todo”; el primer vínculo del rock con la política en el Festival del Triunfo Peronista –cuando Cámpora ganó las elecciones de 1973-; la filmación de Rock  Hasta Que Se Ponga El Sol, primer film documental argentino de rock; el surgimiento de los primeros grupos en la veta del rock sinfónico, como Espíritu o Crucis; la muerte de Tanguito… Todo esto complementado con letras de canciones de la época, alusivas a cada segmento histórico. 

Como bien describe el gran Pipo Lernoud en su prólogo, los músicos en este libro cuentan todo acerca de “un tiempo que fue inolvidable, en donde todo estaba por inventarse y en el que todo era extremo: la música, la droga, la política, el amor… Días en los que parecía que, efectivamente, la imaginación podía llegar al poder…” Aunque también ya se vislumbraba, con la aparición de la Triple A, “el huevo de la serpiente” de la violencia parapolicial, síntoma -y cruel anticipo de lo que vendría después-, y que implicaría persecución y censura; algo de lo que la música rock argentina también fue víctima. Y si bien Abalos optó por desgrabar en forma literal las declaraciones de cada uno de los músicos entrevistados; esto quizás sea un punto criticable dado que, por momentos, resulta un poco engorroso para leer. No obstante, se puede comprender esta decisión periodística en virtud de preservar la espontaneidad del relato oral de los protagonistas de esta historia. Por lo demás –y en especial en cada una de sus acertadas introducciones a los segmentos- el trabajo de investigación documental de Abalos se destaca a la hora de ubicarnos en el contexto histórico, y por lo efectivo como presentación de cada uno de los relatos acerca de lo que pasó en esos primeros años del género. Años de sueños, años afiebrados, y con el rock argentino apareciendo como fenómeno cultural –aunque aun fuera un movimiento under- de una parte de la juventud de nuestro país, de un sector emergente, en oposición a la pacata sociedad argentina, de ayer, hoy y siempre…. Años de hippismo, últimos tiempos de ir a naufragar a las plazas y los bares (en este punto, chequear el, ahora, cómico relato de Pomo de cómo se la pasaba “yendo de gira”, de comisaría en comisaría, por el único delito de usar el pelo largo), años de bohemia, de experimentación, y de una búsqueda artística imparable, que incluiría la aparición de varios álbumes inmortales –como Artaud, Pescado Dos, Pequeñas Anécdotas Sobre las Instituciones, Color Humano, o Pappo´s Blues Vol.2-  que dejarían su sello, metiéndose en la conciencia colectiva de una generación; mientras que varios artistas importantes del género como Moris, Miguel Abuelo, Javier Martínez, Claudio Gabis, Billy Bond, Edelmiro Molinari y su mujer Gabriela, Miguel Cantilo y Kubero Díaz empezaban a elegir el exilio como vía de escape a la represión y la censura, iniciando una sangría que seguiría hasta finales de la década del ´70, y que llevaría, finalmente, al rock argentino a un estado anémico, casi terminal, del que solo se recuperaría con la aparición de la segunda oleada de grupos post-Guerra de Malvinas. 
Pero esa es otra historia, de la que, seguramente, se ocupará más adelante Abalos en un nuevo capítulo de la saga de este interesantísimo trabajo documental que viene desarrollando, y que encuentra con este Volumen 2, un nuevo hito periodístico que será disfrutado tanto por los viejos testigos, que conocen y vivieron la historia, así como por aquellos entusiastas jóvenes neófitos que se acercan al panteón de la historia del rock nacional por primera vez.
Emiliano Acevedo.-

1 comentario :

Anónimo dijo...

Gracias