Seguinos vía Facebook

Buscanos en Facebook como Secuencia Inicial y agreganos a tu perfil, compartimos videos y novedades.

viernes, 29 de marzo de 2013

SUEDE - BLOODSPORTS (2013)

Ya pasaron once años de la edición del ultimo disco de Suede, y como sucede en estos casos nos preguntamos, ¿como será este regreso al estudio de grabación?, ¿valdrá la pena escuchar un nuevo disco de Suede? Bueno señores, la respuesta sin ningún tipo de dudas es , estamos frente al mejor trabajo de Suede desde Coming Up (1997) aquel maravilloso tercer disco ya sin el guitarrista Bernard Butler en sus filas, este su sexto trabajo de estudio mantiene todos los condimentos que hicieron de la banda liderada por  Brett Anderson uno de los grupos mas importantes del brit pop en la década del noventa, esa mezcla de guitarras afiladas con irresistibles melodías pop.
La carrera de Suede comenzó con su disco debut homónimo allá por 1993, aquel trabajo tomo por asalto al indie rock británico con grandes canciones como “So Young”, “Animal Nitrate” y “Metal Mickey”. Esto sumado a la estética andrógena de su vocalista pusieron a la banda de Londres en boca de todos y pronto se transformaron en los chicos mimados de toda la prensa especializada, tras editar el irregular A New Morning (2002) la banda se toma un descanso y Brett Anderson inicio su carrera solista, editando tres discos como solista con un tinte mas intimista, alejándose del sonido característico de Suede.
Para esta ocasión volvieron a contar con la producción  de un viejo conocido, Ed Buller lo cual no es un dato menor ya que con él cosecharon los mayores logros en la carrera de la banda.
El primer corte “Barriers” es un claro ejemplo de que Suede quiere volver a las fuentes, a beber de esa magia que fueron sus primeros discos, suenan elegantes, soberbios, engreídos, creídos y lo que es más importante aun, suenan creíbles. Sin dejar de lado esa  postura desafiante e irreverente que siempre tuvieron.
Los guitarrazos de “It Starts and Ends With You” mezclado con el fantástico groove de “Sabotage” y la mid tempo “For The Strangers”  hacen que Bloodsports se transforme en un gran álbum a la altura de la historia del grupo, la voz de Brett Anderson se mantiene impecable como si los años no hubiesen pasado, esa garganta aterciopelada a mitad de camino entre David Bowie y Bryan Ferry nos vuelve a emocionar.
Lo más rescatable de este nuevo trabajo de Suede es que aunque no contenga sorpresas en el plano musical, bajo ningún concepto suena forzado ni trillado sino que mantiene el espíritu de las buenas canciones y eso siempre es bienvenido. 
Lean Ruano.-


BEN HARPER with CHARLIE MUSSELWHITE - GET UP! (2013)

Editado por el legendario sello Stax, llega a nuestras manos el nuevo trabajo del estupendo Ben Harper, pero para esta ocasión no esta solo, además de su banda que lo acompaña habitualmente los Relentless 7, ahora lo escolta el gran armoniquista Charlie Musselwhite, un veterano que supo acompañar a grandes músicos tales como John Lee Hooker, Tom Waits y Mike Bloomfield.
Get Up! Es un disco que gira principalmente alrededor del blues rustico, tanto en su forma eléctrica como acústica, con claras influencias de Buddy Guy y Muddy Waters, como nos presentan en “Don’t  Look Twice” pieza encargada de abrir este viaje por los pantanos sureños de la música con raíz afroamericana ,pero esta es una travesía que tiene varias estaciones en su trayecto ya que no solo nos va  a introducir en el genero de una forma tradicional, sino que también hay lugar para varias ramificaciones en sus mas variados estilos, como es el caso del ambiente boogie en “I’m  in I’m Out And  I’m Gone” el gospel con prodigiosos coros femeninos en “We Can’t End This Way” y también este tren pasara por New Orleans para vestirse al ritmo del soul en “You Found Another Lover (I Lost Another Friend)”.
En “All That Matters Now” nos encontramos con un Charlie Musselwhite en su esplendor sacando soberbios sonidos de su instrumento, para darle paso a la misteriosa “I Ride At Dawn” y así llegar a la rockera “Blood Side Out”.
La sociedad que formaron ambos músicos data del año 1998  cuando fueron invitados por el eterno John Lee Hooker a participar de su disco The Best of  Frieds … y el feeling entre los dos fue instantáneo, mas tarde Charlie participaría con su armónica en el disco de Ben Both Sides of the Gun, (2006), pero siempre estaba en el aire la idea de plasmar un álbum en conjunto. Al fin pudieron coordinar sus agendas y materializar este disco en el que se demuestra la pasión que los dos tienen por el blues y todas sus variadas vertientes.
La unión hace la fuerza y de eso no cabe duda alguna, en este caso la unión de dos generaciones que se complementan de maravilla para dar a luz un trabajo lleno de emociones y sentimientos, Get Up! Es un álbum atemporal, un conjunto de diez canciones interpretadas desde el corazón, en una comunión entre ambos músicos que resulta sencillamente brillante.
Lean Ruano.-

domingo, 17 de marzo de 2013

NICK CAVE & THE BAD SEEDS - PUSH THE SKY AWAY (2013)

El australiano maldito esta de vuelta y eso siempre es una buena noticia. Pero esta vez deja de lado su proyecto de punk blues Grinderman para volver junto a su banda de siempre The Bad Seeds, reformulados para esta ocasión ya sin Mick Harvey en sus filas  pero con el retorno del ex Magazine Barry Adamson. Han pasado casi cinco años de la edición de Dig Lazaruz Dig!!! un trabajo donde nos mostraba su costado más rockero y estruendozo, ahora es momento de volver a las baladas melancólicas y oscuras,lugar donde Nick Cave se mueve como pez en el agua y siempre cae bien parado.
 Suenan los primeros acordes de  la minimalista “We No Who U R” (tema que abre el álbum y que ya se había dado a conocer hace algunos meses en forma de adelanto) y nos encontramos con ese genial magnetismo sombrío y nostálgico de discos como Nocturama (2003) o No More Shall We Part (2001). Este es el decimoquinto trabajo de Nick junto a los Bad Seeds, en el cual a contado con la amplia colaboración de Warren Ellis a la hora de componer y conformar los arreglos de cuerdas. El violinista ya participó de varios soundtracks junto al australiano y todos son de una envergadura notable, tal es el caso de  The Proposition (2005) y The Assassination of Jesse James by Coward Robert Ford (2007), la música del ex Birthday Party siempre contiene tintes cinematográficos con un amplio manejo de climas noctámbulos y opresivos. Su aporte queda representado sobre todo en temas como “Water’s Edge” y “We Real Cool”. Los fantásticos coros de gospel trasnochado hacen de la siniestra murder ballad “Jubilee Street” uno de los puntos mas altos del álbum al igual que las baladas delicadas “Mermaids” y “Push the Sky Away” encargada de cerrar el disco. La extensa “Higgs Boson Blues” aporta la mínima cuota de rock que contienen los nueve tracks que completan el álbum.
Envuelto en una lírica que roza el surrealismo, Cave se adueña de las historias con una voz  que susurra frases sin una linealidad aparente, en otros casos simplemente recita pero su magnifica forma de vocalizar siempre se mantiene intensa y misteriosa.
Este nuevo álbum de Nick Cave será para el gozo de aquellos que se desarman ante su costado mas melódico, no para aquellos otros que disfrutan de un Cave ruidoso y atronador. Pero lo más importante es que tenemos frente a nuestras narices un nuevo álbum de rock oscuro y dramático de uno de los mas grandes cantautores contemporáneos, que con cada entrega de su arte nos sigue deslumbrando una vez mas.
Lean Ruano.-

JOHNNY MARR - THE MESSENGER (2013)

Si algo hizo Johnny Marr es marcar escuela a la hora de tocar la guitarra, el rock indie británico no sería lo mismo sin su particular e inigualable estilo. Desde Noel Gallagher(Oasis), John Squire (Stone Roses) y todos los guitar héroes del brit pop indudablemente le deben algo al bueno de Marr.
The Smiths, la banda de Manchester que formo junto al cantante Morrisey revolucionó la escena independiente editando cuatro álbumes memorables en un período de tan solo cinco años, desde su gestación en 1982 hasta su separación en 1987, cuando la lucha de egos entre el guitarrista y el cantante pudo más el sueño término para siempre.
Marr se dedicó a participar en diferentes proyectos, formó Electronic junto a Bernard Summer de New Order y Neil Tennant de los Pet Shop Boys, colaboró con The Pretenders, The Cribs, Modest Mouse y The The entre otros. En el año 2003 editó Boomslang con los Johnny Marr & The Healers un trabajo que prácticamente pasó desapercibido pero contaba con algunas excelentes canciones. 
Ahora podemos decir que diez años después se tomó revancha porque, The Messenger es un trabajo ampliamente superior.
Este, su primer trabajo como solista muestra toda la versatilidad que el mancuniano posee para engendrar arpegios colosales y melodías pop clásicas, un disco plagado de riffs épicos y bases tomadas del mejor rock británico pero que suenan contemporáneas y naturales, es un trabajo de canciones con todos los matices que el guitarrista sabe emplear, la distorsión de “The Right Thing Right”, las muy pegadizas y guitarreras “I Want The Heartbeat” y “General Generate”.
“European Me” es la canción más Smith del álbum, esas guitarras acústicas sobre las que flota una magistral melodía nos retrocede a sus ochenteros días de gloria junto a Moz, toda una joya en si misma. El tema que da nombre  al álbum llega acompañado de una línea de bajo sencillamente magistral y un sonido mas soulero con mucho groove que envuelve a toda la canción desde la voz hasta las guitarras, también hay lugar para mostrar su costado mas psicodélico y experimental  con “Say Demesne”.
Estamos frente a un gran trabajo y aunque su fuerte no sea cantar, se las arregla a la perfección para salir airoso de una tarea que siempre se reposo en la otra mitad de su antigua banda, pero Johnny habla desde las seis cuerdas ya sea con su Telecaster o con su Jaguar a todo volumen.
Esta claro que Johnny Marr no pasará a la historia por este trabajo, pero de todas formas es un álbum que se disfruta y mucho, como corresponde a un gran artista que lleva inspirando a varias generaciones.
Lean Ruano .-

KNNILLSSONN (1977), de Harry Nilsson: un álbum bello e inusual…

Harry Nilsson (1941-1994), talentoso cantautor y pianista estadounidense, en 1977 grabó KNNILLSSONN, una producción muy elaborada de pop de calidad, y un disco que sería una rara avis dentro de su carrera musical. Este álbum, último editado por Nilsson en RCA –antes de iniciar un largo retiro del candelero- fue cuasi ignorado en su momento, por tener un sonido que anticipaba la onda etérea del new age, y una estética que a años luz del punk, la disco music y la new wave; los estilos que empezaban a dominar los charts a fines de los ´70. Otro hecho que precipito el fracaso comercial de KNNILLSSONN fue la poca atención –en términos de promoción y difusión- que le dio una RCA todavía shockeada por la repentina muerte de Elvis Presley, el principal artista de su catálogo. Sin embargo, por ser un álbum con tanta mala suerte, no muchos se percataron que KNNILLSONN contaba con un repertorio conformado por excelentes canciones, todas compuestas por Nilsson –otro hecho inédito en su carrera- , además de haber sido grabado a todo lujo en Inglaterra, acompañado por unos arreglos de cuerdas imponentes. En KNNILLSSONN no había guitarras eléctricas, no había piano y no había instrumentos de vientos. La totalidad de la instrumentación del álbum provenía de una multitud de cuerdas, junto a bajos muy al frente y muchas percusiones. Todos estos instrumentos le daban un sonido muy especial a esta producción, inusual dentro del mundo del pop. Un disco que comenzaba con “All I Think About is You”, una soberbia balada, con una letra melancólica  –al estilo del tango “Nada”-, en la que el personaje protagonista de la letra de la canción busca infructuosamente reencontrarse con un amor del pasado, yendo a su casa. Sin dudas, ésta era una de las mejores canciones de amor que grabó Nilsson en toda su carrera, junto con su recordada versión del super hit "Without You", en 1971. “I Never Thought I´d Get This Lonely”, era un tema jazzy con un sonido medio de chanson francesa, que contenía arreglos de cuerdas  tipo pizzicato y percusiones muy bien ensambladas; además de incluir una interpretación del clásico canturreado onomatopéyico nilssoniano. “Who Done it?” era una canción humorística con una letra inspirada en las clásicas novelas de suspenso de Agatha Christie. El cuarto tema del disco, “Lean on Me”, con su ensamble de cuerdas y mucho eco, se emparentaba con las producciones de Phil Spector y su famoso Wall of Sound. Por el contrario, “Goin´Down” era un tema menor, aunque también incluía una impecable instrumentación. “Old Bones” era otra canción simplona, pero con algunas reminiscencias beatle.
Como muchos sabrán, Harry Nilsson siempre fue un gran admirador de la banda de Liverpool, por eso grabó varios covers de los Beatles, a lo largo de su carrera, e incluso se hizo amigo de ellos. Por ejemplo, John Lennon, con quien Harry compartió  el famoso “fin de semana perdido”, cuando –durante un año y medio- John estuvo separado de Yoko Ono y se mudó a California. Allí, Lennon le produjo a Nilsson Pussycats (1974), un  disco bastante interesante aunque irregular. Nilsson también colaboró con Lennon en Wall and Bridges (1974), haciendo coros en la canción "Old Dirty Road". Además, Nilsson fue muy amigo también de Ringo, quien fue el padrino de casamiento de Harry.
Volviendo a KNNILLSSONN, en “Sweet Surrender”  la cosa se ponía bastante funky, con esta canción que contaba con una pegajosa melodía, que Nilsson cantaba con mucho swing. “Blanket for a Sail” era un tema con estética infantil, cuyas regalías, posteriormente, serian donadas por Nilsson a una asociación pediátrica de lucha contra el sida. Curiosamente, esta última canción tenía un compás en 6/8, un ritmo poco común dentro del pop, un género dominado por el clásico 4/4. “Laughin´ Man” era otra canción optimista que Nilsson interpretaba, con múltiples vocalizaciones, poniéndole mucho énfasis al ritmo, como si su propia voz fuera una parte integrante de una danza. Finalmente, el último tema de KNNILLSSONN era el bello y conmovedor “Perfect Day”, que empezaba con un sutil arpegio de guitarra de doce cuerdas, doblado por el acompañamiento de otra guitarra de seis cuerdas. Este sonido tan delicado daba el marco ideal para la entrada de la extraordinaria voz de Harry, quien era acompañado por un coro de niños de la St.Paul Cathedral y la vocalista Mara Gibbs. Esta canción –también en 6/8, y luego incluida en la banda sonora del film All That Jazz, de  Bob Fosse- era como un lento adiós, dulce y tierno; y, como decía  la letra: "(...) la perfecta forma de terminar el día perfecto…”.
Como decíamos al principio, con la edición de KNNILLSSONN, Harry Nilsson terminaba su larga  ligazón con la RCA, en la que editó nada menos que 16 álbumes, desde su debut en 1967. Luego de esta etapa, y hasta su muerte, Nilsson completaría la grabación de solo un álbum más –no editado en EEUU-, compuso el tema principal de la banda sonora de la película Popeye (1980) y algún que otro single, espaciando paulatinamente su producción, a través de los años. Quizás, un retiro progresivo precipitado por un par de fracasos discográficos como éste de KNNILLSSONN, así como por el horror provocado por el asesinato de su compinche Lennon, un hecho que llevó a Nilsson a promover campañas para concientizar en contra del uso indiscriminado de las armas de fuego. Además, imitando a John, Nilsson también se dedicó por entero a su familia, abandonando la histeria del show business, para dedicar su tiempo a la crianza de sus muchos hijos, hasta su muerte súbita, en 1994, producida por un ataque cardíaco masivo causado por la diabetes, justo cuando estaba planeando la grabación de un álbum de regreso. Sin dudas, una pérdida irreparable, pero aún nos queda su obra, con esos discos plagados de canciones propias e inmortales interpretaciones de temas de otros autores. Sin dudas, con Nilsson se da el caso de un artista no masivo, pero con una discografía inusual, bella, ecléctica, y muy recomendable.
Emiliano Acevedo.-