Seguinos vía Facebook

Buscanos en Facebook como Secuencia Inicial y agreganos a tu perfil, compartimos videos y novedades.

martes, 9 de octubre de 2012

WALTER MALOSETTI – ESENCIA (2012)

Intentar no caer en una catarata de adjetivos es casi una tarea imposible cuando uno escucha la última producción de Walter Malosetti, Esencia. ¿Cómo hacer semejante cosa? ¿Cómo se puede no decir que éste es un disco delicioso, y atrapante de principio a fin con su swing incomparable? Y es que Walter, con sus jóvenes 81 años, nos vuelve a entregar una clase del mejor jazz, from the beggining, alternando piezas propias con versiones de clásicos hasta conformar un repertorio de catorce piezas que se pueden degustar lentamente, con un aperitivo al lado, sumergiéndose en cada uno de los sonidos de esta labor de amor, y descubriendo maravillas en cada nueva escucha.
Para grabarlo, Malosetti se rodeó de instrumentistas de calidad como Mauro Vicino y Walter Coronda (ambos, guitarra rítmica), Guillermo Delgado y Pablo Carmona (ambos, contrabajo), y Pablo Gignoli (bandoneón); además de contar con la colaboración de Fernando Lupano (contrabajo), Larry Martin (batería) y Marcelo Peralta (saxo tenor), estos tres últimos, músicos con los que Walter tocó en su gira por España y que en Esencia aparecen en un par de piezas grabadas en vivo. En resumen, en este trabajo brilla el Malosetti maestro de jazz, y si “esencia” es “el conjunto de características permanentes e invariables que determinan la naturaleza de un ser”; este álbum se ciñe a ese significado. 
Este es un disco de jazz clásico, pero fresco y atemporal, en sintonía con un estilo nada anquilosado, como una verdadera joya de estos tiempos. Esto se aprecia en varias composiciones propias como la rítmica, sinuosa e irresistible “Papo Blues” (¿podría haber un homenaje más original al Carpo que este?), o la genial “Vale Blues”. En “Anay” el bandoneón de Gignoli añade a la música de Malosetti un sonido bien melancólico y rioplatense, redondeando un contrapunto instrumental de alto nivel. “Roxana” es una pieza sutil y encantadora; y “Ushuaia, 79, Al Fin” se destaca por su dinamismo y rítmica sin par. Mientras que en “Calle de Peligros” Walter se encarga de sintetizar, en apenas dos minutos y medio, lo mejor de la alcurnia del jazz argentino, el del gran Oscar Alemán, al que Walter conoció y admiró siempre. 
¿Y de las versiones qué podemos decir? Simplemente, impecables. Desde “Four” (Miles Davis), pasando por el hiper clásico “Take the “A“ Train” (Billy Strayhorn), la incomparable “Scrapple from the Apple” (Charlie Parker), “Nuages” (Django Reinhardt) o “Cherokee” (Ray Noble). Pero si hay una versión que se lleva todas las palmas esa es “Soledad”, el hermoso tango canción de Gardel y Lepera, en donde el tandem formado por Malosetti y Gignoli realiza un sentido y respetuoso homenaje con otra impecable interpretación. Finalizan el disco dos bonus tracks en vivo: “Sara”, una hermosa canción escrita y dedicada por Walter a su mujer; y “Neco Blues”, otra dinámica e irresistible composición propia. Ok, ya sé, fallé... Pero, ¿cómo se podía hablar de Esencia sin adjetivos mediante? ¡Imposible! Y más cuando uno se encuentra con un álbum como este, ideal tanto para el oyente de jazz neófito como para los adictos a esta música que nunca dejará de apasionarnos...
Emiliano Acevedo.-

No hay comentarios. :