Seguinos vía Facebook

Buscanos en Facebook como Secuencia Inicial y agreganos a tu perfil, compartimos videos y novedades.

jueves, 19 de enero de 2012

BEACH BOYS - SURF´S UP (1971)


Discos como Surf´s Up son poesía, maravillosos a pesar de su oscuridad. Son el mejor pop de ahora mismo.” Esta cita pertenece, nada menos, que a Leonard Bernstein, el gran pianista, compositor y arreglador de música contemporánea; y, más allá de sorprender, es bastante acertada; porque este álbum de los Beach Boys es una verdadera delicia, al estar repleto de matices y grandes canciones –y pesar de ser casi un clásico menor (al lado del inmenso Pet Sounds, de 1966)-, es un disco de culto que merece una revisión urgente. Por eso –y aprovechando el reciente anuncio acerca de la reunión de este histórico grupo californiano-, en esta reseña recorreremos esta apasionante obra de 1971.


MAREAS ALTAS Y BAJAS
Luego de ser criticados por su imagen inocente, demodé, no sintonizada con la estética hippie, y de haber perdido el tren, quedándose al costado del camino mientras el rock evolucionaba hacía el art rock de principios de los ´70; los Beach Boys seguían tratando de encontrar su lugar en el mundo del pop. No era una tarea fácil, y menos teniendo en cuenta que su principal compositor, el genial Brian Wilson -quien había concebido casi por completo Pet Sounds-, luego del fallido Smile (1967), se había confinado en su casa, paranoico, alejándose de las presentaciones en vivo, atormentado por su sordera, y por los excesos con las drogas alucinógenas que, casi, lo habían convertido en un vegetal que no podía ni salir de su cama, un ser frágil y patético, con profusa barba e inseparable pijama, al que sus amigos y familiares trataban como a un niño, y se encontraba bajo el cuidado de un doctor que regulaba su vida. Paradójicamente, estas ausencias creativas y vitales de Brian harían que el resto del grupo tuviera que dedicarse por entero a componer en forma mancomunada el nuevo material de la banda, logrando un resultado muy satisfactorio en este Surf´s Up. Una vez editada, esta legendaria producción sería saludada y aplaudida unánimemente por la crítica. Parecía que los chicos playeros estaban otra vez en carrera. No duraría mucho esta buena senda, pero… ¿A quién le importa eso?

ALEGATO OSCURO
Surf´s Up es agridulce, triste pero esperanzado, hermoso y melancólico; un disco de esos para escuchar una y otra vez sin cansarse. Empezaba con “Don´t Go Near the Water”, un increíble tema, compuesto por Al Jardine y Mike Love; que era un verdadero alegato ecológico que hablaba acerca de la necesidad de no seguir contaminando ríos y mares. De movida nomás, se apreciaban las armonías vocales que eran “marca registrada de la casa” en este grupo. La música era la de siempre, pero más en sintonía con las nuevas tecnologías de grabación y con un sonido no tan mecánicamente relacionado a la vieja estética playera de “I Get Around”, por ejemplo, sino encarando una nueva fase instrumental del grupo, quienes sonaban como nunca. Bella y simple música, desde el mismo principio. Lo mismo se podía apreciar en “Long Promised Road”, un tema complejo –lleno de armonías- compuesto por el gran Carl Wilson (junto a Jack Rieley). En ese momento, Carl, ante las intermitentes participaciones de su hermano Brian, se había convertido en el líder de esta nueva etapa del grupo. Por su parte, “Take a Loaf Off Your Feet” (de Alan Jardine y Gary Winfrey) era un cómico tema, alegre, simple, pero no por eso menos atractivo. Luego llegaba esa joyita inolvidable llamada “Disney Girls (1957)”, una hermosa pagina melancólica, hecha canción por Bruce Johnston –histórico virtual sexto Beach Boys-; un momento único de este Surf´s Up que explora las lejanas e idealizadas épocas de la adolescencia de estos muchachos, con nostalgia y sentimiento. Soberbia pieza, es casi un valsesito divino, bien marcado con su ritmo de ¾, un rasgo estilístico quizás inesperado en una producción de este grupo. Así pasamos a “Student Demostration Time”, una brillante reinterpretación del clásico rock (del dueto compositivo Leiber & Stoller) “Riot in Cell Block Number 9”, un standard del mejor rockabilly, que aquí contiene unas nuevas líricas, escritas por Mike Love, que dan cuenta del violento suceso ocurrido el 4 de mayo de 1970, en la Kent Stade University, cuando una manifestación estudiantil en contra de la Guerra de Vietnam fue repelida en forma brutal por las fuerzas policiales, lo que tuvo como consecuencia varios manifestantes heridos y un par muertos. 

En este tema, la voz de Mike Love está sintetizada, con un efecto sonoro en la que suena como si estuviese saliendo a través de un megáfono. Luego es el turno de “Feel Flows”, otra muy linda y sutil canción de Carl Wilson y Jack Rieley, que muchos años después sería elegida por Cameron Crowe para cerrar su emotiva “Almost Famous” (2000), esa recordada película que daba cuenta del amor de este director (y ex periodista de Rolling Stone) por la cultura rock de los ´70. Y así llegamos a “Looking at Tomorrow”, también compuesto por Al Jardine y Gary Winfrey, una canción sin demasiadas complicaciones pero también atractiva. Este sería el final de los dos primeros tercios de Surf´s Up, porque la última parte del álbum estaba dedicada…


…CON TUTTI…
… a Brian Wilson, quien se levantaba de su lecho convaleciente para darnos tres soberbias muestras de porque era (y es) uno de los mejores compositores pop de la historia. Esta sección genial comienza con “A Day in the Life of a Tree” (compuesta por Brian junto a Rieley), una impresionante canción, devastadora, dolorosa -pero sin nada de autocompasión-, en donde Brian escribe una letra que, casi casi, habla en primera persona de sus dolencias y complicaciones personales. Una emotiva canción que eleva al oyente hacía un mar de armonías y sonidos únicos, desembocando en un final complejo que contiene una inmensidad de voces, (casi un coro celestial) cortesía de todos los integrantes del grupo -más algún que otro amigo misterioso-, que cantan al unísono redondeando un tema sin desperdicio. Lo mismo se puede decir de “´Til I Die”, otra increíble canción de Brian, que tiene una letra de tono casi existencialista, en donde el protagonista traza analogías de su vida con las existencias de un tronco en el océano, una roca que cae por la montaña y una hoja en un día ventoso; preguntándose, ¿hasta cuando durará esto?: “Hasta que me muera”. Sin palabras: impresionante… Pero, si algo le faltaba a este monumental disco era su final con “Surf´s Up”, un intrincado tema (compuesto por Brian Wilson junto al gran Van Dyke Parks) que se había quedado afuera de Smile; tremenda canción, compleja y encantadora; difícil de entender en una simple escucha casual, pero que luego se transforma en un verdadero himno, y una de las mejores piezas jamás grabadas por los Beach Boys. Sin dudas, el mejor final posible para este disco súper recomendable. 
Por favor, ¡escúchelo! Le hará bien a su vida…
Emiliano Acevedo.-

No hay comentarios. :